Border Memorial for Carlos LaMadrid

Carlos Lamadrid, de 19 años de edad, residente de Douglas y ciudadano de EE.UU., fue asesinado por un agente de la Patrulla Fronteriza el 21 de marzo 2011, mientras que escalaba el muro fronterizo tratando de entrar a México.

Muchos detalles sobre su muerte siguen sin conocerse. Al parecer él llevaba drogas en su vehículo y estaba tratando de eludir a la policía. Las autoridades han mencionado que rocas fueron lanzadas contra los agentes desde el lado mexicano durante el incidente. Mientras que otros lanzaban piedras, Carlos fue baleado en múltiples ocasiones mientras escalaba la valla. Sin embargo, si Carlos era culpable de un delito o no, la Patrulla Fronteriza no es responsable de determinar la culpabilidad y la realización de las penas para los delitos, y mucho menos la imposición de la pena de muerte. Por el contrario, los Estados Unidos tiene un sistema judicial establecido por nuestra Constitución para determinar la culpabilidad a través del debido proceso.

La muerte de Carlos es sólo uno de muchos ejemplos de un patrón preocupante de cuestiones relacionadas con el uso inadecuado y excesivo de la fuerza por agentes de la Patrulla Fronteriza, un patrón que afecta a muchos residentes fronterizos. En junio de 2010, agentes de la Patrulla Fronteriza aplicaron la Taser (una arma que aplica un shock eléctrico) y golpearon a un hombre mientras era deportado a Tijuana, resultando en su muerte.   Ganó la condena de grupos de derechos humanos, y posteriormente clasificaron su muerte un homicido.  En otro incidente en el que se alegaba que arrojaban  piedras, los agentes de la Patrulla Fronteriza mataron a un inmigrante en Douglas, de nuevo condenado por grupos de derechos humanos como “otro trágico ejemplo de la urgente necesidad de la rendición de cuentas y la supervisión de la Patrulla Fronteriza de los EE.UU. y sus prácticas. ”En las últimas semanas, otroasesinato en la frontera de Tijuana / San Diego volvio a provocar  la condena del gobierno mexicano, la ACLU y otros grupos de derechos humanos. El diario Los Angeles Times publicó un artículo acerca de este incidente el cual se se titula “Disparos a hombre por agentes de la Patrulla Fronteriza, renueva el debate sobre el uso de la fuerza”, reconociendo que la importancia de esta conversación para las comunidades fronterizas. La muerte de Carlos nos recuerda que estos hechos no se limitan a los migrantes.

Poco después de la muerte de Carlos, su familia inició la colocación de coronas de flores y otros artículos en el lugar de su muerte. Poco a poco, se han convertido en un monumentoimpresionante para él, y un recordatorio para todos de la violencia de la Patrulla Fronteriza. El monumento, al igual que las ciudades de Agua Prieta y Douglas sí mismas, es dividido por el muro en la frontera - la mitad de el memorial está en el lado mexicano, la mitad en el lado de EE.UU.. El monumento es un recordatorio importante de la violencia física real en la frontera. Más importante aún, es un lugar para los familiares y amigos para llorar a Carlos.

Siga leyendo para conocer el futuro de el memorial y ver las fotosde ambos lados de la Barda.

Muchas organizaciones e individuos continúan impulsando por reformas en el uso de la Patrulla Fronteriza de las políticas vigentes. La Coalición de Comunidades de la frontera sur, una organización que representa a 60 organizaciones a lo largo de la frontera México-Estados Unidos. En una reunión a finales de este mes con el sector de Tucsón, los líderes de la SBCC seguirán presionando para un debate más abierto sobre el uso adecuado de la fuerza, y un compromiso claro por parte de la Patrulla Fronteriza para incluir otros métodos de calmar situaciones en las políticas, la formación, y la cultura.
En cuanto al memorial, hay rumores de que la Patrulla Fronteriza tiene la intención de eliminarlo. Cuando se le pidió una declaración, el agente Lee, de la estación de la Patrulla Fronteriza de Douglas dijo que no sabía de ningún plan inmediato para retirar el monumento. Sin embargo, él también había escuchado el rumor y aunque él no estaba “en el circuito”, “se habla” sobre la eliminación del memorial a nivel del sector (Tucsón), así como en el departamento legal de la Patrulla Fronteriza.La familia Lamadrid tiene una comprensión diferente de la situación. Carmina Guerrero, tía de Carlos, dijo que la familia ha recibido una carta diciendo que la Patrulla Fronteriza quiere quitar el monumento. El monumento “es algo muy importante para nosotros, ¿cómo lo van a quitar? Lo hacen para que todo el mundo se olvide de lo que pasó,” dijo. Ella cree que la atracción que genera el memorial, y toda la gente mirando, hacen a la Patrulla Fronteriza más conscientes de su propia culpabilidad. “Es para su conciencia”, cree la Sra. Guerrero. ¿Qué podemos hacer para ayudar? “Hablar con el gobierno, decir que no lo quitan.”
Si desea ver este monumento importante de la violencia fronteriza permanecer, informe a la Patrulla Fronteriza de cómo se siente. Como la decisión se está haciendo a nivel del sector, puede comunicarse con la estación de Tucsón – número de teléfono 520.514.4700, 520.514.4760 fax.
Gracias a Josías Casanova por la traducción.
Philip Kennedy

About Philip Kennedy

Phil works for Frontera de Cristo at the Migrant Resource Center in Agua Prieta, Sonora, Mexico. He is also the webmaster for Border Realities. You can email him at mrc [at] fronteradecristo [dot] org.